Responsabilidad Social Corporativa y Educación Ambiental

Este debate parte de twitter con Miriam Navarro a partir del post  LA COMUNICACIÓN AMBIENTAL EN LAS PYMES  en el que pretendemos analizar qué características tienen que tener las empresas para considerar que están realizando buenas prácticas ambientales y por tanto si están realizando una labor de #educaciónambiental, por tanto pretendemos analizar qué diferencias hay entre las grandes y las pequeñas empresas respecto al medio ambiente y la educación ambiental.

¿Qué diferencias encontramos en relación el modelo de educación y comunicación ambiental entre grandes y pequeñas empresas?

 

¿Cómo hacen Educación Ambiental?

Gran Empresa

Pequeña Empresa

Tipo de campañas Grandes campañas de comunicación con profesionales de la publicidad a su disposición. Pequeñas acciones en ámbitos locales
Tipo de eventos Grandes eventos Basada en el contacto directo con su clientela.
Tipo de difusión Mass media Redes sociales
Tipo de participantes Masificación de personas con foto de político Asistentes comprometidos

 

Antes de analizar estas diferencias me gustaría incidir en que no creo que realizar buenas prácticas sea sinónimo de llevar a cabo una labor de educación ambiental. Es más, creo que las grandes empresas, las multinacionales, trabajan muy bien las campañas de comunicación ambiental y eso no garantiza, en absoluto, que sus prácticas sean sostenibles ni social ni ambientalmente hablando. Por el contrario, muchas empresas pequeñas realizan buenas prácticas por principios éticos y no las transmiten a sus grupos de interés.

Un ejemplo, la cadena H&M quiere posicionarse como una empresa sostenible y ha llevado a cabo algunas acciones en este sentido, entre las que se destaca la recogida de ropa para su reutilización y el uso de algodón orgánico en algunos de sus tejidos. Su comunicación ambiental es inmejorable, todo viene bien explicado en su web. Pero todo esto queda empañado cuando nos enteramos que hace apenas un mes los trabajadores textiles de Camboya se manifestaban para pedirle a H&M que presionarán a  sus proveedores para que paguen un salario justo. Entonces, ¿lo que hace esta empresa es marketing verde o educación ambiental?

En el lado opuesto una empresa pequeña, Bertani, una cafetería Take Away ubicada en el centro de Málaga. El café te lo sirven en un vaso biodegradable y si lo necesitas te dan una pequeña bandeja de cartón reciclado. Cuando la dueña te sirve el café te explica la procedencia del mismo, todo de comercio justo. Sus clientes habituales, como respuesta a estas acciones, acumulan en sus oficinas las bandejas de cartón y se las devuelven puntualmente para ser reutilizadas. Esto es educación ambiental y sucede porque los clientes actúan en consecuencia a los principios éticos de la empresa.

Entonces, como pregunta mi compañero Dani, ¿es cuestión de tamaño? No, es cuestión de honestidad y coherencia. Existen multinacionales firmemente comprometidas con la sostenibilidad y pymes que ni se plantean reciclar aunque tengan los contenedores en la puerta. Aunque creo que es más fácil que las multinacionales pierdan la coherencia en algún punto de la cadena de un mundo tan globalizado.

Como continuación del debate, deberíamos plantear algún aspecto que nos permite realmente medir cómo comparamos las multinacionales con las microempresas. Para ello podríamos utilizar indicadores de la Global Reporting Initiative (GRI). Se trata de una  organización creada en 1997 por la convocatoria de la Coalición de Economías Responsables del Medio Ambiente (CERES) y el Programa de Medio Ambiente de las Naciones Unidas (PNUMA)

En el análisis de la guía para la elaboración de indicadores ambientales destacan la relación de la empresa con los stakeholders como clave, entre los que se citan: los trabajadores, los proveedores, los clientes, el sector público, la comunidad, los competidores, los accionistas y el medio ambiente, donde, evidentemente no todos los aspectos tienen el mismo peso, dando más valor a lo que ocurre con los trabajadores, los clientes y el medio ambiente y menos a accionistas y competidores. Por tanto, las acciones de #educacionambiental son una parte más de las BUENAS PRÁCTICAS que toda empresa debe comprometerse a realizar.

A pesar de que mi compañera Miriam comente que “existen multinacionales firmemente comprometidas con la sostenibilidad” y en eso difiero, las grandes multinacionales son, por definición, depredadoras de los recursos ambientales, explotadores de los sistemas laborales con el único objetivo de obtener un buen balance de cuentas y máximos beneficios para unos pocos.


Por lo tanto, como consumidores nos vemos en la obligación de buscar y exigir a las pymes adaptarse a indicadores tipo GRI  y no consumir en las grandes empresas.

Y tú ¿Qué piensas? Esperamos tus consejos, colaboraciones y aportaciones con mucho interés…

Anuncios

2 thoughts on “Responsabilidad Social Corporativa y Educación Ambiental

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s