Cansado de escuchar a ministros, políticos, rectores, tertulianos y periodistas (?) me dispongo a explicar qué significa estudiar con becas me parece que a ninguno de estos les hizo falta nunca pedir una beca.


En una casa donde ni tus abuelos ni tus padres tuvieron la oportunidad de estudiar, ni de tener libros en tu casa. En una casa donde cada libro que entra es un desembolso económico significativo. En una casa donde cada verano debes buscarte un trabajo para ahorrar para cuando llegue el invierno. En una casa donde tras las clases, tienes que trabajar para pagarte el desplazamiento y las fotocopias, por cierto ¿por qué sigue habiendo reprografías en las universidades?¿Las universidades no tienen un Campus Virtual?.

En estas circunstancias estudiar una carrera universitaria se convierte en un logro, en un esfuerzo, en una lucha contra los elementos, en un objetivo vital para intentar tener una vida distinta a los de tus padres y abuelos que tuvieron que trabajar 15 horas diarias para sacar la familia adelante, esos padres que a la hora de jubilarse ven mermadas sus recursos por una crisis inventada por unos señores que dejarán una herencia multimillonaria en un paraíso fiscal a sus nietos.

Estudiar una carrera implica mucho más allá de ir al aula, escuchar al profesor, tomar tus apuntes, comprar los materiales de reprografía, comprar el libro que ha publicado el profesor de turno… (esto era antes ahora con internet y las nuevas metodologías de aprendizaje ya no ocurre, ¿no?), quedar a comer para hacer un trabajo en grupo y preparar la presentación en power point, llegar a casa, releer los materiales vistos y cuando lleguen los exámenes marcar con colores llamativos los apuntes tuyos y los que te has fotocopiado de esa asignatura que coincide con otra.


Aún no he hablado de lo que cuesta la matrícula, porque como yo era becario la pagaba o no cuando me llegaba la notificación a mi casa. Mientras estaba gastando a costa de lo que había acumulado a lo largo del verano. Adquiría materiales para aprobar un examen.


El ministro de educación no tiene intención economicista (es lo que nos quiere transmitir, “esos vagos que esperan que los impuestos de la gente de bien sirva para que se eternice en la universidad zanganeando”), tiene una intención política, la que tuvo él y la derecha, la de que sólo estudien los que puedan pagárselo, “no vaya a ser que algún pobre empiece a reclamar entrando en política, como el nieto del rojo”.


Eliminar las becas, subir los ratios para lograrlos o reducir las cuantías de las mismas sólo consiguen que haya menos posibilidades de acceso a la universidad, que la gente con menos recursos no pueda acceder a la universidad, que las desigualdades aumenten y limitar el acceso a la ciencia y a la investigación, el core de una sociedad.


Espero que los rectores sean capaces de enfrentarse a las pretensiones de Wert, espero que si es necesario aplacen la obra (uno de los males de la universidad, la especulación en el suelo), es momento de RESCATAR LA UNIVERSIDAD, RESCATAR A LOS ALUMNOS.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s