La Formación Profesional Básica: desastre inminente

Artículo de Jaume Funes publicado en El Diari de l’educació el 20.04.2014

Traducción realizada por el autor de este blog.

La nueva FPB significa fundamentalmente tres cambios:

  • empezar vías escolares diferentes y sin comunicación entre ellas a los 15 años;
  • ir de manera casi obligatoria por este camino si eres repetidor, no apruebas y no pareces dispuesto a ponerte a estudiar;
  • obtener al final un título que tanto sólo tiene la salida de ir a buscarse la vida o hacer más FP

La LOMCE se está aplicando ya. Esta vez a toda velocidad no sea que gobiernen pronto otros y lo paren (?). Pero entre las “curiosidades” de la aceleración está la implantación inmediata de la Formación Profesional Básica. Cómo si lo más urgente fuera volver a la clasificación acelerada del alumnado y permitir que los “buenos” estudien lo más pronto posible sin distorsiones.

La nueva FPB significa fundamentalmente tres cambios: empezar vías escolares diferentes y sin comunicación entre ellas a los 15 años; ir de manera casi obligatoria por este camino si eres repetidor, no apruebas y no pareces dispuesto a ponerte a estudiar; obtener al final un título que tanto sólo tiene la salida de ir a buscarse la vida o hacer más FP. Muy bien es como volver a una realidad que sólo los grandes hemos conocido con la última ley educativa del franquismo. Los chicos y chicas tenían que acabar la escuela obligatoria y, en función de si aprobaban o no, irse a estudiar la FP o el Bachillerato. Cuarenta años intentando suprimir los absurdos del sistema escolar para volver a la casilla de salida!

En mi caso, como en el de muchos lectores y lectoras, mi oposición a esta “nueva” formación profesional es ideológica (lucho por una escuela que construye oportunidades no por la que reproduce y agudiza las desigualdades sociales), pero ahora me preocupan mucho más los problemas concretos y cotidianos que creará su aplicación, los daños irreversibles en un amplio grupo de nuestros adolescentes. Tenemos que tener presente que casi uno de cada tres adolescentes de 15 años ha repetido algún curso de la ESO, no va con su curso (promoción). La cifra de los que no tienen el título final es más o menos similar. Esto significa que el próximo curso tendremos que situar en la nueva vía, cuanto menos, a uno de cada cuatro de los estudiantes que ahora están haciendo 3º o se han quedado en cursos anteriores (esto querría decir unos 20.000 adolescentes de todo Cataluña, con grandes diferencias de distribución por “barrios”).

Esta FP clasificatoria es, encima, más del mismo. La misma ratio de alumnas por profe, una organización curricular académica pura y dura, impartida por los mismos profes que ya no los soportaban haciendo ESO, etc. Esto si, con algunos aprendizajes supuestamente profesionalizadores que, por mor de una cierta manipulación, generarán automáticamente un deseo de aprender en los adolescentes que odian la escuela.

¿Dónde se pondrán en marcha todas estas plazas de FPB? En la pública, en la concertada, en la privada? ¿En los institutos que habían sido escuelas de FP o en los pata negra que siguen denominándose de bachillerato? ¿Se aprobará o suspenderá a 3º en función del número plazas que cada instituto quiere tener de secundaria post obligatoria y de las “necesidades” de su plantilla?

El daño más importante, sin embargo, lo sufrirán directamente los itinerarios vitales de muchos chicos y chicas. Ni en Madrid ni aquí quieren pararse un rato a descubrir quienes son los chicos y chicas que ven alterado su itinerario escolar, o alteran el itinerario previsto por el sistema escolar y ahora tendrán que ir a la FPB. Entre ellos y ellas hay muchos dañados por la vida y heridos por la escuela. Muchas adolescencias que, provisionalmente, se tuercen y muchas adolescencias torcidas en vidas torcidas. En muchos casos la deriva escolar tiene que ver con “accidentes” de la vida y con “incidentes” escolares.

Las autoridades académicas simplifican el mundo de las relaciones entre los adolescentes y la escuela. Por ellas sólo existen dos categorías: los que quieren estudiar y los que quieren trabajar, pero como son muy jóvenes hace falta que aprendan algún “oficio”. No miran la realidad, no se paran a escuchar las vidas académicas, no piensan en el que pasa fuera de la escuela. Olvidan cómo es creó la desafección.

Buena parte de ellos son chicos y chicas en escuelas que ya han llegado a la mutua exclusión. Ellos y ellas pasan de la escuela o la “lian” permanentemente. Sus escuelas consideran que ya no tienen nada que hacer, creen que ya no pueden hacer nada más, sienten que es mejor para las dos partes que estén fuera de sus aulas. O, simplemente, son chicos y chicas adolescentes a los que la didáctica y la metodología academicistas van situando poco a poco fuera del deseo de aprender y de la vivencia de que pueden aprender. Sólo hará falta una repetición o un conflicto fuera de lugar más para que piensen que la escuela no es su lugar. Etc, etc.

El desastre de la aplicación de la FPB es perfectamente conocido: el abandono de toda conexión positiva con los aprendizajes y con la preparación para formar parte de una sociedad compleja se disparará. El malestar de muchos adolescentes se multiplicará. Claro que, como que ya no estarán en el sistema obligatorio, la nota PISA mejorará. Además, la clasificación social seguirá en su lugar.

Sorprende que el Departamento de Enseñanza (quizás porque no es de Educación) esté sumisamente dispuesto a ponerla en marcha. Ha objetado (con toda la razón y la justicia) el desprecio del catalán y la invasión de competencias, pero no pone ni una traba a la aplicación de artículos que desprecian a una parte significativa de catalanes y que vuelve a fundamentar las bases de una sociedad dividida desde la infancia. Pueden hacer muchas cosas, pero no quieren. Una muy simple: podrían oponerse al menos dando instrucciones para que ningún consejo orientador de los equipos educativos de las escuelas diga que a un alumno le conviene hacer FPB. El problema es que la escuela que quieren es en gran medida la que dibuja la LOMCE.

 

Texto en azul original del autor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s