Para el empresa: ¿MOOCS o CREA?

En tanto más nos alejamos de la formación universitaria y nos acercamos a los MOOCs para el aprendizaje entre expertos, tal vez en este punto cobren una validez que como hemos visto anteriormente no se obtienen con los niveles educativos formales.

Tal vez ya no hablaríamos de MOOCs en la mayoría de las empresas, pero en muchas sí podríamos realizar LOOCs (sustituyendo ‘masivos’ por ‘grandes’) atendiendo a la necesidad de usar y re-usar contenidos.

Algunos de los principales problemas detectados (Liyanagunawardena, Williams y Adams, 2013; Aguaded, Vázquez-Cano y Sevillano-García, 2013; Rodrigo, 2013; Popenici, 2013; Clement, 2013, Santamaría, 2013; Calderon Amador, Ezeiza y Jimeno Badiola, 2013 –vistos en este post-) se podrían solucionar. Veamos algunas opciones:

  • Brecha digital. Una empresa en el S.XXI a la mayoría de sus profesionales se les supone habilidades TIC, ahora bien, aún así, las empresas pueden proponer planes de alfabetización y perfeccionamiento en TIC. Estos cursos nivelados ya pueden ser tutorizados por los propios empleados más avanzados de forma que el modelo de aprendizaje entre iguales ya se ha iniciado.

  • Por supuesto, los cursos nuevos deberían cumplir los requisitos de los SMOOC (Sostenible), descritos por Aguaded, Vázquez-Cano y Sevillano-García (2013)

  • Los contenidos de los cursos deben estar diseñados por compañeros, contenidos que deben ser reutilizables tanto para el mismo curso como para otros, especialmente a través de recursos multimedia, multiformato y multiacceso. En el diseño de estos cursos deben participar expertos en el diseño de contenidos eLearning, así como en el cierre del curso a modo de conclusiones, ejemplos, buenas prácticas…

  • Es evidente que los trabajadores debería intentar desarrollar los contenidos con licencia Creative Commons, donde las tareas a realizar sean altamente colaborativas.

  • Lo que Aguaded y otros ven como un riesgo, americanización de la formación, con la idea de ‘todos aprendemos como la clase media americana’ en este caso la Culturización empresarial no sería negativa, al menos desde el punto de vista de la empresa.

  • Tanto los foros como la supervisión se verán enriquecidos con el aprendizaje entre iguales.

  • Se ha de perder la visión mercantilista dado que no está entre los objetivos ganar dinero por esta formación.

Con todo, podríamos resumir que los MOOCs para las empresas podrían ser:

  • Diferentes niveles
  • Sostenibles
  • Multimedia
  • Multiformato
  • Multiacceso
  • Creative Commons
  • Cultura de la empresa presente

Y ¿por qué no implicar a otras empresas en el diseño de otros MOOCS?

Por tanto el planteamiento final es que nos lleva estos MOOC para empresas serán:

  • Cursos
  • Reutilizables.
  • ELearning (virtual) a través de
  • contenidos Abiertos (creative commons) y

En resumen: CREA

Una vez dicho esto, habrá que plantearse si no era de ELearning de lo que estábamos hablando, de este Elearning.

MOOCS, más sombras que luces

Cuando George Siemens y Stephen Downes crearon  el primer Curso (C) Masivo (M) Abierto (O) Virtual (O) no podían pensar en las posibles consecuencias y debates educativos que los MOOC  iban a generar. Aquel primer curso en 2008 sobre conectivismo conocido popularmente como CCK08 (Connectivism and Connective Knowledge 2008) se matricularon más de 2.000 alumnos, considerándose el primer MOOC.

No era la intención “revolucionar” la educación, ni los sistemas educativos de la Educación Superior de todo el mundo, pero el crecimiento de esto cursos ha sido exponencial, de los 2.300 en 2.008 a los 160.000 en el curso de Inteligencia Artificial de la universidad de Stanford en 2011 y los cuatro millones de estudiantes que según Instituto Nacional de Tecnologías Educativas y de Formación del Profesorado (2013) hay ya realizando este tipo de cursos.

A pesar de que no era el objetivo, los números de participación hace que mucho se haya escrito, como en el New York Times (Brooks, 2012) sobre la nueva y disruptiva teoría de la pedagogía, obviamente Siemens (2013) para el que jocosamente habla de que el 2013 es el año anti-mooc o Downes (2013) justificando las “mesetas de productividad” que llegarán” en el futuro. Otros autores llegan escribir que nos encontramos ante “la realización de un sueño de muchos educadores: lograr que todo ser humano tenga acceso a una educación de alta calidad, pasar de un sistema de educación para miles a un modelo de educación de calidad para millones, para todos. Educar al mundo entero se vislumbra, por primera vez, como una posibilidad real.” (Flores et al, 2013). O incluso, al menos en tanto a la Educación Superior, porque “facilita a las instituciones de Educación Superior la puesta en marcha de un modelo de aprendizaje permanente basado en metodologías en red que puede ser útil tanto para los alumnos que están matriculados en la universidad, los egresados así como a toda la sociedad.” (Gea y Montes, 2013)

Sin embargo cada vez es más habitual leer que “los MOOC probablemente no constituyen una solución viable para la educación de la gran mayoría en las partes del mundo” (Liyanagunawardena, Williams y Adams, 2013), es decir, que si no es para todos la brecha digital puede aumentar. O bien advertencias como que “corremos el peligro, de convertir este tipo de formación en otro negocio tipo ―McDonalds- imbuidos por una americanización de la formación y de la cultura” (Aguaded, Vázquez-Cano y Sevillano-García, 2013).  La existencia de un cambio de tendencia como indica Burbules “los #MOOCs están mudando a los LOOCs, de Massive a Large” (Rodrigo, 2013) o la necesidad de cambiar la denominación a sMOOC de MOOC Sostenible apuntada por Aguaded en el artículo citado. Todo esto para no caer en la “junk education” (educación basura) que indica Popenici (2013). Los contenidos no se liberan porque tiene derechos de copia, sólo algunos de los docentes los liberan con licencia Creative Commons y está al interés del docente, como acusa John Daniel a Coursera (Clement, 2013). Y otras voces cuestionan lo disruptivo de los MOOCs como Santamaría, 2013. Tal vez sí sea disruptivo en la perspectiva mercantilista (Calderon Amador, Ezeiza y Jimeno Badiola, 2013), siendo capaces de acaparar presupuesto, incluso de capital riesgo. Otro día cuento que los MOOCs no son gratis.

En resumen, nos vendieron los MOOCs como disruptivos, masivos, abiertos y es mentira y nos enfrentamos a  riesgos como la americanización de la formación y de la cultura y el aumento de la brecha digital.

Nota: David Álvarez (@balhisay) nos enseñó una aguja en pajar, como ejemplo de un buen MOOC:  http://ds106.us/

REFERENCIAS:

@ balhisay. (2013, 8 de julio). @drotorrent @jcuerva @luismiglesias http://ds106.us/ . Obtenido de https://twitter.com/balhisay/status/354219368814608388

Aguaded, J.I. , Vázquez-Cano, E. & Sevillano-García, M.L. (2013). MOOCs, ¿turbocapitalismo de redes o altruismo educativo? Hacia un modelo más sostenible. En SCOPEO INFORME Nº2. MOOC: Estado de la situación actual, posibilidades, retos y futuro. Pág. 74-90. Visto en: http://scopeo.usal.es/wp-content/uploads/2013/06/scopeoi002.pdf [Último acceso: 8/07/2013]

Brooks, S. (2012). The Campus tsunami. The New York Times. 3/5/2012. Visto en: http://uconnhealth2020.uchc.edu/knowledgebase/pdfs/leadership/campus_tsunami.pdf [Último acceso: 04/05/2012]

Calderon Amador, J.J., Ezeiza, A. y Jimeno Badiola, M. (2013). La falsa disrupción de los mooc: la invasión de un modelo obsoleto. Visto en: http://e-learning-teleformacion.blogspot.com.es/2013/07/la-falsa-disrupcion-de-los-mooc-la.html  [Último acceso: 15/07/2013]

Clement, M. (2013). Coursera under fire in Moocs licensing row. Visto en: http://luismiglesias.sharedby.co/share/TQoAmf [Último acceso: 9/07/2013]

Downes, S. (2013). Beyond mooc hype. Visto en: http://www.downes.ca/post/60792 [Último acceso: 9/07/2013]

Flores, J.V.; Cavazos, J.; Alcalá, F.L. & Chairez, A. L. (2013). Los MOOCs: Una  revolución para la transición a la Sociedad del Aprendizaje. En SCOPEO INFORME Nº2.  MOOC: Estado de la situación actual, posibilidades, retos y futuro. Pág. 92-104. Visto en: http://scopeo.usal.es/wp-content/uploads/2013/06/scopeoi002.pdf [Último acceso: 8/07/2013]

Gea, M. & Montes, R. (2013). abiertaUGR, la formación abierta basada en comunidades online de aprendizaje. En SCOPEO INFORME Nº2. MOOC: Estado de la situación actual, posibilidades, retos y futuro. Pág. 122-138. Visto en: http://scopeo.usal.es/wp-content/uploads/2013/06/scopeoi002.pdf [Último acceso: 8/07/2013]

Instituto Nacional de Tecnologías Educativas y de Formación del Profesorado (2013). El tsunami de los moocs. Visto en: http://blog.educalab.es/intef/2013/06/11/el-tsunami-de-los-mooc/ [Último acceso: 13/07/2013]

Liyanagunawardena, T.,  Williams, S.  y Adams, A. (2013). The Impact and Reach of MOOCs: A Developing Countries’ Perspective. eLearning Papers. Visto en: http://elearningeuropa.info/sites/default/files/asset/In-depth_33_1.pdf [Último acceso: 20/06/2013]

Popenici, (2013). The End of History and The Last MOOCs. Visto en: http://popenici.com/2013/03/18/thelastmooc/ [Último acceso: 8/07/2013]

Rodrigo, D. (2013). Cuando la universidad es Trending Topic. Visto en https://enlaredando.wordpress.com/2013/05/30/universidad_trending_topic/  [Último acceso: 8/07/2013]

Santamaría, F. (2013). LOS MOOCs: un cambio de estrategia más que un hecho disruptivo. Visto en http://www.relpe.org/ultimasnoticias/los-moocs-un-cambio-de-estrategia-mas-que-un-hecho-disruptivo/ [Último acceso: 8/07/2013]

Siemens, G. (2013). Neoliberalism and MOOCs: Amplifying nonsense.  Visto en: http://www.elearnspace.org/blog/2013/07/08/neoliberalism-and-moocs-amplifying-nonsense/ [Último acceso: 8/07/2013]

Moocs entre la moda y la desviación típica.

El concepto aprendizaje colaborativo mediado por ordenador empezó a utilizarse a partir de Koschman (1996), y expresa dos ideas: en primer lugar, se aprende de manera colaborativa con otros, y en segundo lugar, el ordenador se convierte en el elemento mediador que da soporte a este proceso. En la misma línea, Dillenbourg (1999) señala las características del aprendizaje colaborativo: la situación, las interacciones, los mecanismos de aprendizaje y los efectos del aprendizaje, que los considera como «muy interesantes ya que permiten un registro detallado de todas las interacciones y el diseño cuidadoso de la situación empírica». Se trata, pues, de aprender a colaborar y de colaborar para aprender.  Por su parte, Guitert y Pérez-Mateo (2013) señalan que la colaboración de alta intensidad es «un proceso compartido, coordinado e interdependiente, en el cual los estudiantes trabajan juntos para alcanzar un objetivo común en un entorno virtual».

Hace unos días Pierre Dillenbourg, en la reunión de stakholders europeos sobre MOOCs habló las iniciativas actuales existentes en distintos países para la realización de MOOCS. Para los no iniciados y siguiendo a los amigos de OjúLearning, podríamos definir como Cursos On line Masivos y Abiertos (COMA), cuyas características son “ser un curso sin restricciones en número de alumnos, en línea y gratuitos” (Scopeo, 2013:19). Desde el punto de vista más pedagógico como indica Aguaded, Vázquez-Cano y Sevillano-García (2013 :75-76) que los MOOC se pueden dividir, al menos, en cMOOCs y xMOOCs, basados, los primeros en aprendizaje en red y en tareas y, el segundo, en contenidos. Es decir, Downes y Siemens. Es el momento de recordar que en el Seminario de Redes Sociales de la UNED impartido en mayo 2013, el profesor de la Universidad de Illinois indicaba que “los MOOCs están mudando a los LOOCs, de Massive a Large”, de la misma forma que Aguaded (2013) habla de los sMOOC o MOOC sostenible. Incluso en Harvard se plantean los SPOC.

Estas iniciativas sobre los MOOCs están teniendo una repercusión social muy importante, principalmente por el número de participantes y el número de cursos que ya se ofrecen a lo largo de todo el mundo, y como podemos ver en la siguiente figura de la presentación realizada por Dillenbourg en España de forma incipiente los alumnos participan en cursos organizados por las distintas plataformas que ofrecen MOOCs, como Coursera, de la Universidad de Stanford, Khan Academy (biblioteca de vídeos), las españolas MiriadaX, de Universia y auspiciada por el Banco Santander y Telefónica, uniMooc Aemprende, de la Universidad de Alicante (se trata sólo de un curso pero con mucha repercusión), parecido a Red UnX, que sólo cuenta con 3 cursos dirigidos al emprendimiento (como MiriadaX, los partners son Banco Santander y Telefónica, acompañados por la UNED), la UNED COMA, plataforma abierta de la UNED, UPV x, la plataforma la Universitat Politècnica de València y Abierta ugr, plataforma de la Universidad de Granada. Además existen la Edx, plataforma de Harvard y el MIT, la privada Udacity.

Initiatives in Spain MOOCs

Parece evidente que los COMA están de MODA, surgiendo numerosas plataformas que en todo el mundo que liberan contenido de aprendizaje gratuito para cualquier alumno.

Ahora bien este modelo que algunos piensan disruptivo e incluso, “notable sucesor de Bolonia para la Educación Superior porque contribuye a la movilidad, la calidad, y la armonización” como indicó Carlos Delgado Kloos, catedrático de Ingeniería Telemática de la Universidad Carlos III de Madrid (UC3M), en la reunión de Stakeholders ya indicada anteriormente.

También es el momento de valorar cómo en este momento los COMA están produciendo una desviación del modelo educativo y cuestionando su valor real, inicialmente cuestiona el modelo tradicional de e-learning, como se preguntan en OjúLearning o Aguaded, Vázquez-Cano y Sevillano-García,  cuando hablan de “turbocapitalismo de redes” y de la “americanización del movimiento“ (McDonaldization of Education) citando a Lane y Kinser (2013).

En resumen, para que los MOOCs evolucionen deben considerar la pedagogía por encima de la tecnología, si no es así se corre el riesgo de convertirse en una moda pasajera.

Referencias

Aguaded, J.I.; Vázquez-Cano, E. & Sevillano-García, M.L. (2013). MOOCs, ¿turbocapitalismo de redes o altruismo educativo? Hacia un modelo más sostenible. En SCOPEO INFORME Nº2. MOOC: Estado de la situación actual, posibilidades, retos y futuro. Pág. 74-90. En línea en: http://scopeo.usal.es/wp-content/uploads/2013/06/scopeoi002.pdf.  (04/07/2013)

Dillenbourg, P. (1999). What do you mean by collaborative lernaning?. In P. Dillenbourg (Ed.) Collaborative-learning: Cognitive and Computational Approaches. (pp.1-19). Oxford: Elsevier.

Garlock, H. (2015). Is small Beautiful?. Harvard Magazine (http://harvardmagazine.com/2015/07/is-small-beutiful) (10/9/2015)

Guitert, M. & Pérez-Mateo, M. (2013). La colaboración en la red: hacia una definición de aprendizaje colaborativo en entornos virtuales. Revista Teoría de la Educación: Educación y Cultura en la Sociedad de la Información. 14(1), 10-30. (http://campus.usal.es/~revistas_trabajo/index.php/revistatesi/article/view/9440/9730) (04/05/2013).

Koschman, T. (1996). “Paradigm Shifts and Instructional Technology” (1996). Book Chapters. Paper 4. (http://opensiuc.lib.siu.edu/meded_books/4) (Último acceso 25/06/2012).

Scopeo (2013). “SCOPEO INFORME Nº2: MOOC: Estado de la situación actual, posibilidades, retos y futuro”. Junio 2013. Scopeo Informe No. 2 En línea en: http://scopeo.usal.es/wp-content/uploads/2013/06/scopeoi002.pdf. (Último acceso 03/07/2013)

Viaje al pasado de las culturas digitales

Mirando hacia atrás, hacia los primeros años de milenio nos encontramos con el debate entre las utopías y distopías (Hand y Sandywell, 2002) de internet y las tecnologías de la comunicación (TIC).  Es en este momento del boom de la comunicación de la tecnología donde se debate los parabienes o ‘paramales’ de internet. Acabábamos de salir de la burbuja de las puntocom.

En el debate se incluía si la tecnología todo lo condiciona y nos hace dependientes de la tecnología, es el determinismo tecnológico de Chandler (2002). “La tecnología no es una herramienta es lo que impulsa al cambio y crea la sociedad”.

Estaba claro que en esta primera época del determinismo condicionaba negativa el posible desarrollo del humanismo entorno a la tecnología, la tecnología todo lo puede. Esto condicionaba la pedagogía entorno al e-learning y las entidades invertía gran cantidad de dinero en plataformas virtuales, de software propietario o de diseño propio, se valoraba las LMS por encima del contenido y muy por encima de la pedagogía.

La duda es si esta etapa está superada. Por lo que veo en los debates en determinados foros parece que no todos han evolucionado hacia los mismos conceptos, se sigue viendo la tecnología como el malo de este tema y no es así, la tecnología con pedagogía funciona.

Referencias:

Chandler, D. (2002). Technological determinism. Web essay, Media and Communications Studies, University of Aberystwyth. Visto en: http://web.archive.org/web/20121110225939/http://www.aber.ac.uk/media/Documents/tecdet/tecdet.html [Último acceso: 28/01/2013]

Hand, M. and B. Sandywell. 2002. E-topia as cosmopolis or citadel: On the democratizing and de-democratizing logics of the internet, or, toward a critique of the new technological fetishism. Theory, Culture & Society 19, no. 1-2: 197-225. (p.205-6)

MOOCs ¿Gratis o tradición?

La web social (web 3.0) está creando un contexto de oportunidades abundantes para la participación. Son muchas las herramientas que hacen fácil y gratuita la creación de redes sociales, de grupos de trabajo, de comunidades, de espacios colaborativos puntuales (Google Docs- desde abril de 2012 Google Drive-, wikis, plataformas de publicación individual o colectiva como los blogs, etc.). Y el aprendizaje del mismo contribuye a los contenidos generados por el usuario que han de disponer de la formación y confianza necesarias como para expresar sus propias ideas en los espacios de la comunidad o en sus propios blogs, servicios de red social, comunidades, etc.

Los llamados MOOC (cursos abiertos, masivos y en línea), los grupos y páginas en Facebook, grupos y debates en LinkedIn, etiquetas en Twitter, redes en Ning, herramientas ofimáticas online (skydrive, Google Drive) o herramientas de compartición en la “nube” (iCloud, Dropbox) son algunos de estos canales, donde podremos encontrar desde temas de interés hasta lugares donde dejar y recoger, compartir, al fin y al cabo, capital social (participación, reconocimiento social, etc.).

Los MOOC podrían tener su inicio en la definición de la Realidad Aumentada con Douglas Engelbart  y, los últimos años, con el desarrollo de la teoría del conectivismo de G. Siemens, finalmente, en 2008, Dave Cormier, acuñó el término MOOC, y tuvo su gran éxito en 2011, cuando más de 160.000 alumnos participaron en el curso de inteligencia artificial, ofrecidos por Sebastian Thrun y Norvig Pedro a través de lo que en la actualidad se conoce como Udacity.

Estos cursos han posibilitado que diferentes instituciones, preferentemente universitarias, como el Massachusetts Institute of Technology (MIT), ofrecen no sólo los contenidos sino también la experiencia de aprender con otros, esto debería servir para potenciar una “sociedad de la innovación” (Cobo, 2012) ahora se suman las universidades de Stanford, Princeton o Berkeley, que ofrecen su formación gratis, en Coursera, pero de esto ya hablé.

Con todo esto podríamos analizar como ventajas de los Massive Open Online Courses (MOOC) la necesaria colaboración entre los participantes para el aprendizaje común, la gratuidad en el acceso a los contenidos del curso y, en ocasiones, a la dinamización del mismo por profesionales de alto prestigio y el acceso de un gran número de participantes.

Aunque es evidente que la web 3.0 va a posibilitar un amplio desarrollo, los MOOC son todavía muy innovadores y quedan por probar cómo lo van a encajar universidades con más de 5 siglos de tradición que no siempre están en el proceso innovador, en el desarrollo de estos cursos habrá que analizar cómo se mueven los alumnos menos motivados por el mismo o los reticentes a compartir el conocimiento, también habrá que anotar como posible inconveniente cómo va a encajar el aprendizaje adquirido a través de estos cursos con una sociedad acostumbrada y asentada en el fervor por la titulación.

Referencias:

Dans, E. (2012). La madurez del modelo MOOC. [Artículo en línea] Recuperado de: http://www.enriquedans.com/2012/07/la-madurez-del-modelo-mooc.html [Último acceso 21/08/2012]

López Sandino, J. (2012). MOOC ¿Ocaso del modelo de negocio tradicional en e-elearning?. [Artículo en línea] Recuperado de: http://ojulearning.es/2012/08/mooc-%C2%BFocaso-del-modelo-de-negocio-tradicional-en-e-learning/   [Último acceso 09/08/2012]

Pérez-Peña, R. (2012). Top Universities Test the Online Appeal of Free. [Artículo en línea] Recuperado de: http://www.nytimes.com/2012/07/18/education/top-universities-test-the-online-appeal-of-free.html?_r=1 [Último acceso 22/08/2012]

Rodrigo, D. (2012). TIC, TAC, TEP y otros MOOC del montón. [Artículo en línea] Recuperado de: https://enlaredando.wordpress.com/2012/08/10/tic-tac-tep-y-otros-mooc-del-monton/ [Último acceso 10/08/2012]

TIC, TAC, TEP y otros MOOCs del montón

No es el cómo aprendes sino el por qué quieres aprender.

La necesidad de una formación permanente ante la velocidad a la que se mueve la sociedad actual choca brutalmente con la lentitud a la que aprendemos y a la que pretenden que aprendamos.

Pero como posible panacea nos llegaron las Tecnologías de la Información (TIC) y la Comunicación que nos posibilitaba la opción de acceder más fácilmente al conocimiento y a la compartición del contenido, de esta forma quien creía que tenía cosas de contar podría contarlo en abierto para que todos lo pudieran aprender, compartir y reproducir, incluso debatir. Primera consideración, ¿por qué se sigue leyendo NTIC? Llevan con nosotros 20 años, ya no son nuevas.

Dado que en la escuela aún se seguía aprendiendo con libros de texto era/es necesario crear las Tecnologías del aprendizaje y el conocimiento (TAC) que permitieran establecer filtros entre lo urgente y lo importante, pero esto tendría que hacerlo cada uno, cada alumno debería ser capaz de seleccionar qué es importante y ser capaz de crear una mapa mental o físico de con quién aprendo, a quién enseño, donde aprendo y donde comparto.

Pero tras reconocer que nuestras neuronas funcionan como espejos era necesario “conectarnos” a través de la empatía, pero para esto es necesario desarrollar tecnologías que favorezcan el empoderamiento y la participación, las denominadas TEP.

En todo este recorrido de las últimas décadas, que como indicara el añorado profesor Íñigo Babot [1], del estar “totalmente solos” al Boom del 2.0, del pdf a la colaboración. Han aparecido diferentes opciones de aprendizaje virtuales que han descubierto que podemos compartir el aprendizaje, que podemos relacionarnos con otros para aprender sin la necesidad de tutor que nos guíen por el aprendizaje a realizar y aquí tenemos que hablar de los cursos masivos, abiertos y en línea (cuyas siglas en inglés es MOOC -massive open online course-).

Cuando el decano en ofrecer cursos en abierto y gratuitos MIT empezó a ofrecer este modelo muchos les dijeron que esto no tenía salidas y que estaban poniendo en peligro el modelo de formación, en cierto modo lo hacía dado que con este modelo la universidad imparte sus clases gratis, entonces ¿por qué matricularme en la universidad? es decir, ¿Por qué pagar a la universidad? Sencillo: CERTIFICADO. Pagas por un título.

Este modelo es el que se va a ir imponiendo, por necesidad de reconocimiento y publicidad, como han hecho 16 universidades firmando con Coursera este modelo, o por situación económica.

En la situación económica en la que nos encontramos las universidades españolas, al menos las públicas, deben ser capaces de ver los MOOC como modelo de crecimiento, de prestigio, de apertura a la sociedad y, por qué no, de fórmula de generar ingresos.

Es el momento de crear y de tener imaginación, es el momento en que rectores, catedráticos y profesores y alumnos valoren otras formas de enseñar, otras formas de aprender y otras formas de crecer.

En otro momento os hablo de la importancia de los MOOC para el resto de la etapas educativas, porque se abre unos tiempos en los que lo GRATIS se va a imponer, no quedan muchas opciones.

[1] Babot,I (2011). 10 años de historia del eLearning y de ExpoeLearning en
http://www.bureauveritasformacion.com/Boletin/noticias_home/articulo%20BABOT.html