Green Jobs, empleo verde #Cop21 u otra forma de luchar contra el #CambioClimático

Coincidiendo con el informe Green Jobs (IRENA, 2014) que “el término de economía verde plantea un nuevo modelo económico en el que las interrelaciones entre las actividades económicas y los ecosistemas naturales sean mucho más explícitas y, así se consideren alternativas que aminoren el impacto adverso de las actividades económicas sobre el medio ambiente y, de manera especial, sobre el cambio climático y el calentamiento global”.

imagesGreen

De Empleo Verde se habla en distintos manuales de la OCDE y Eurostat desde principios del s.XXI donde se definen los métodos apropiados para la recopilación de datos sobre el sector verde y su análisis.

ILO, 2016
Fuente: ILO, 2016

Eurostat no paró aquí y 10 años más tarde viene a poner sobre el concepto de sector ambiental, definiéndolo de una manera más precisa y especificando lo que incluye y no incluye. Distinguiendo dos grandes subsectores:

  1. “Protección ambiental”, previamente denominado gestión de la contaminación, que se centra en los outputs desde el sistema económico hacia el medio ambiente.
  2. “Gestión de recursos”, que se centra en los inputs desde el medio ambiente hacia el sistema económico.

Dentro del subsector de protección ambiental se identifican nueve clases de actividades de acuerdo con el medio receptor (dominio ambiental) de la contaminación. Esta categorización sigue la Clasificación de Actividades de Protección Ambiental:

1. Protección del medio ambiente y del clima.
2. Gestión de aguas residuales.
3. Gestión de residuos.
4. Protección y mitigación del suelo, aguas subterráneas y superficiales.
5. Control del ruido y las vibraciones.
6. Protección de la biodiversidad y del paisaje.
7. Protección contra la radiación.
8. Investigación y desarrollo.
9. Otras actividades de protección ambiental.

De la misma manera, en el subsector de gestión de recursos se identifican siete tipos de actividades de acuerdo con el recurso natural en cuestión. Esta categorización sigue la Clasificación de Actividades de Gestión de Recursos:

10. Gestión del agua.
11. Gestión de recursos forestales.
12. Gestión de la fauna y de la flora salvajes.
13. Gestión de recursos energéticos.
14. Gestión de minerales.
15. Investigación y desarrollo.
16. Otras actividades de gestión de recursos naturales.

Parece existir consenso a la hora de señalar que el principal “motor” de la economía verde es la amplia y extensa normativa ambiental, ya que ha contribuido extensamente al incremento de la demanda de bienes y servicios medioambientales, y a su consecuente traducción en la creación de empleos directos e indirectos. Asimismo, la mayor preocupación y demanda social a favor de la sostenibilidad y las cuestiones ambientales se ha convertido también en una fuerza impulsora de las actividades relacionadas con el sector.

Otros factores a tener en cuenta son también:

  1. La existencia de una mayor concienciación ambiental por parte de las empresas quienes, cada vez en mayor medida, están implementando de forma voluntaria sistemas de gestión ambiental.
  2. La inversión del sector público, especialmente en lo relacionado con la reducción y control de la contaminación y en lo relacionado con investigación e innovación.

Debido a estos factores, la mayor parte de los estudios internacionales analizados auguran un futuro prometedor para el sector y el empleo ambiental.

A nivel internacional, un reciente informe realizado por el PNUMA (Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente) en el marco de la iniciativa conjunta “Empleos Verdes” con la OIT (Oficina Internacional del Trabajo) señala que, a medida que se progrese hacia una economía cada vez más sostenible y con menos emisiones de carbono, se crearán cada vez más empleos relacionados con el sector ambiental (OIT, 2008).

Según los datos aportados por dicho programa, el mercado global de productos y servicios ambientales se duplicará en 2020 alcanzando los 2.740 millones de dólares al año.

Además, el Informe de la OIT “Empleos Verdes. Hechos y Cifras” (OIT, 2008) ofrece las siguientes previsiones favorables para el sector ambiental:

  1. El mercado global de productos y servicios ambientales aumentará, pasando de los actuales 1.370 millones de dólares al año a 2.740 millones para 2020 (la mitad de este mercado corresponderá al subsector de eficiencia energética y el resto se repartirá entre transporte sostenible, suministro de agua y gestión de servicios sanitarios y de los desechos).
  2. El potencial del crecimiento del empleo del sector de la energía renovable ha sido espectacular en los últimos años, por lo que se prevé que podría crecer hasta alcanzar en el año 2030 los 2,1 millones de puestos de trabajo creados en el subsector de la energía eólica, y 6,3 millones de puestos en la solar.
  3. Las tecnologías limpias constituyen el tercer sector que capta más capital riesgo en Estados Unidos después de las tecnologías de la información y la biotecnología. En China el capital riesgo ambiental se ha duplicado hasta alcanzar el 19 por ciento del total de la inversión en los últimos años.
  4. Se prevén inversiones en energía renovable por 630.000 millones de dólares para el año 2030. Estas inversiones se traducirían en, al menos, 20 millones de nuevos puestos de trabajo en el sector.
  5. Asimismo, se podrían crear 12.000.000 de puestos en agricultura, concretamente en el trabajo en biomasa para la producción de energía y otras industrias relacionadas.
  6. La implementación de la eficiencia energética en las viviendas a nivel mundial podría generar millones de trabajos. Asimismo, el incremento de inversiones para aumentar la eficiencia energética de los edificios podría generar aproximadamente unos 3 millones de empleos ambientales en Europa y Estados Unidos.

En este sentido, el estudio publicado a finales de 2008 por OIT “Green Jobs: Towards decent work in a sustainable, low-carbon world” señala el gran potencial de la economía y el empleo ambiental y ofrece perspectivas sobre la expansión de determinados subsectores. Así, por ejemplo, siguiendo este estudio, las energías renovables se encuentran en una posición altamente favorable y en expansión continua y pueden generar (teniendo en cuenta solamente la energía solar y la eólica) más de 8 millones de puestos de trabajo a nivel mundial en las próximas dos décadas.

En España la oficina económica del gobierno cuantificó en 2,7 millones los empleos que se podrían crear en los llamados sectores de la economía verde, como bien recoge el informe del Partido Verde y la Fundación Equo, sin embargo la realidad en 2010 era de poco más de 400.000 empleados.

Sustainlabour, 2012
Fuenta: Sustainlabour, 2012

En 2012 se presentó en Conama el informe que analizaba empleo ambiental, en este estudio se indica que:

  • El conjunto de las energías renovables supusieron el 31 % del empleo verde identificado, destacando la demanda de energía eólica y fotovoltaica seguida de la solar térmica. Los sectores de la agricultura, y el de PRL, Calidad y Medio ambiente  sumaron el 24% de las ofertas publicadas por Enviroo. Gestión de aguas y de residuos representaron un 15% en conjunto y la consultoría  ambiental alcanzó un 8%.
  • En cuanto a nuevos nichos de empleo verde, la eficiencia energética ha representado un 7 %del total. El 15 % restante se repartió entre la sostenibilidad y responsabilidad social corporativa, la educación ambiental y la gestión forestal

Comparto las ideas de Florent Marcellesi del empleo verde como “una serie de alternativas para crear empleo, como el eco-empleo, la autogestión en la producción de energía renovable, la implantación de planes de movilidad sostenibles, la gestión racional y en cercanías de los recursos naturales (agricultura, pesca, bosques…), el aprovechamiento de los materiales que componen los residuos, la adecuada gestión del agua y la reorientación del modelo productivo industrial hacia la sostenibilidad”.

Pero además habrá que añadir aquellos empleos que por su tarea intrínseca no generan contaminación, como la educación, la sanidad, los cuidados…, en definitiva los empleos decentes…

De todo esto he hablado en Radiópolis.org

http://www.ivoox.com/player_ej_1783930_2_1.html?data=kpyllZ6XdI6ZmKiak5iJd6KmmpKSmaiRdo6ZmKiakpKJe6ShkZKSmaiRic7kzcrcjbvJtsXZjoqkpZLIttDo0Nffx9PYcYarpJKh&

Documentos de referencia:

En el futuro (cercano) todos los empleos serán verdes o no serán #InventaUnEmpleoVerde

Mesa 5. Metodologías e instrumentos para la formación ambiental. Actualidad y retos de futuro

Seminario Técnico Necesidades Formativas en Medio Ambiente: empleo verde y ecoinnovación

Como se indicó en la ponencia sobre “Perspectivas del empleo verde en Europa, España y Andalucía” en el año 2009 había casi 540.000 empleos ver Gráfico 1.

Gráfico 1.  

diapositiva03

MAPAMA, 2009

El análisis de los alumnos de formación que se realizó en el año 2015 según la Fundación Estatal de la Formación para el Empleo que recoge la formación que realizan los trabajadores en el área del denominado Empleo Verde. En la Gráfica 2 se puede observar los sectores emergentes como la Gestión de zonas forestales, I+D+i o Servicios ambientales a empresas

Gráfico 2.

diapositiva04

FUNDAE, 2016

En 2015 siguiendo los alumnos que reciben formación a través de la Fundación Estatal para la Formación en el Empleo en estas temáticas y siguiendo cálculos estadísticos me atrevería a aseverar que el empleo verde solo ocupa a poco más de 380.000 (150.000 personas menos). Y la formación en temas ambientales no llega a representar el 3% del total de la formación, frente a esto, otros sectores como PRL (18%), Habilidades Directivas (7,3), Idiomas (6,94%) o TIC (6,4%). La Tasa de cobertura en grandes empresas (más de 250 empleados) es de 93%.

Programa de Naciones Unidas de Medio Ambiente (PNUMA) considera que una economía verde debe mejorar el bienestar del ser humano y la equidad social, a la vez que reduce significativamente los riesgos ambientales y la escasez ecológica.  En su forma más básica, una economía verde sería aquella que tiene bajas emisiones de carbono, utiliza los recursos de forma eficiente y es socialmente incluyente. En todo caso tiene tres ámbitos: ambiental, social y el empleo.

Existen bajos niveles formativos, en general, y poco I+D en políticas de Producto Integrado como el Ecodiseño, el etiquetado ecológico o la ecoinnovación. En general el sector poco valorado, no podría dejar en crisis porque nunca fue emergente, pocas empresas, alta capacidad de adaptación….

Este breve diagnóstico tienen un reflejo claro en el empleo del sector ambiental, en el que vemos cómo sectores al alza como la Producción de Energías Renovables se hayan visto recortadas. En un sector creciente como es el de la formación ambiental en el que desde 2009 hasta 2015 se ha duplicado el número de trabajadores que se forman en el sector ambiental hasta alcanzar los 95.000 trabajadores. Entre esta formación destaca a la baja el sector de energías renovables especialmente, pero también el sector del reciclaje en el que prácticamente han desaparecido de la oferta formativa para los trabajadores.

En la otra dirección,existen sectores incipientes en la formación para trabajadores, que por un lado nos marcan los sectores más relevantes y por otro las tendencias encontramos con mucha diferencia la Prevención de incendios en la que en todo el territorio español alcanza más de la mitad de la formación que se realiza en el sector ambiental (54.997), aumentando desde 2009 más de 27.000 trabajadores.

Gráfico 3.

diapositiva05

Elaboración Propia

El otro gran sector en crecimiento es la Agricultura y la ganadería ecológica que ha experimentado un crecimiento de un 1000% desde 2009, aún en números bajos, sólo han recibido formación 1000 trabajadores, pero sí muestran un altísimo crecimiento.

Un aspecto a destacar es el creciente interés en las empresas hacia el medio ambiente, en el epígrafe “I+D+I” que porcentualmente ha ido en aumento desde 2009. Estamos ante un sector aún emergente y que requiere alta capacidad de adaptación…

El futuro del sector ambiental debe pasar por acercarse al sector de la Tecnologías de la Información y la Comunicación (I+D+i), especialmente en sectores como la Prevención de Incendios, pero también en desarrollo de ciudades inteligentes (smart cities) especialmente en los ámbitos Smart Environment que atañe a aspectos como medio ambiente, gestión de residuos, energía y agua, también en aspectos como la educación, la cultura, los asuntos sociales, la seguridad o el urbanismos en lo que se denomina Smart Living, además de aspectos de Smart Economy y Smart governance.

diapositiva06

Así como en acercar los esfuerzos para conocer, mitigar y enfrentarse al cambio climático. Además el sector de la producción debería acercarse a una cadena “cradle-to-cradle” frente al comprar-usar-tirar actual.

IDEAS ORIGINALES: (fuente EL PAÍS)

Para ello es necesario que los profesionales del sector ambiental se formen, más allá de aspectos técnicos como incendios, agricultura o sensibilización ambiental, en aspectos como metodologías colaborativas y participativas:

diapositiva07

Así como competencias digitales para ser capaces de utilizar mejor los datos que se generan en sus sectores (BIG DATA).

diapositiva08

Además es necesario empezar a compartir el conocimiento a través de MOOC en temas ambientales, va a ser imprescindible utilizar tecnología como el streaming o Youtube para formar y aprovechar la gran oportunidad que supone que el 85% de los ciudadanos tengan un smartphone para formar en temas socioambientales.

diapositiva09

NECESIDADES FORMATIVAS:

  • TRABAJO EN EQUIPO (METODOLOGÍAS COLABORATIVAS) CON PARTICIPANTES DE TODO EL MUNDO donde los idiomas). Estas metodologías “Es fundamental entender el trabajo colaborativo como indica Pires (1996):“donde los participantes, en vez de competir se ayudan mutuamente, a través de una propuesta de compromiso, aceptando y discutiendo ideas de forma cooperativa, siendo cada uno responsable de una de las partes que será importante para la consecución del trabajo como un todo”.
  • Las metodologías colaborativas se tratan de implicación dialéctica que parte de considerar el objeto a investigar como sujeto y en el que el fin de la investigación es la transformación social (Wiensenfeld, 2015). Para ello hay que investigar a través de tecnologías que nos permitan la colaboración efectiva como Sociogramas, Mapas Sociales, Flujogramas, Programas de acción integral, asambleas (acción-proceso que parte de la desigualdad para construir procesos transformadores) (Red Cimas, 2015).
  • Estas tecnologías (sociogramas, flujogramas, asambleas…) tienen sus posibilidades para poder desarrollarse en la e-sociedad como Titanpad; Dropbox; u otros: Demo 4.0 (Democracia Real Ya) y PSP (LIPPO). Para ello hay que entender que la participación supone una escalera como indicó Arnstein (1969): 1Manipulación, 2Terapia, 3Información, 4Consulta, 5Apaciguamiento, 6Asociación, 7Poder delegado, 8Control ciudadano. Curiosamente, y a pesar de ser una referencia de 1969, sigue estando de actualidad.

captura-de-pantalla-2016-11-23-a-las-22-34-06

Aprender de forma colaborativo y activo; relaciones multidireccionales y entre iguales; constituyendo una red de redes (Harasim, 2000-2015). Red de redes donde se comparten ideas, información y competencias entre los participantes reforzando la producción de conocimientos, integrando y aplicando la información conceptual a seminarios, debates, dramatizaciones, proyectos en grupo y otras tareas académicas.

Para lograr de forma eficaz esta red de redes es necesario una responsabilidad individual, interdependencia positiva, habilidades para la colaboración, interacción, evaluación del grupo y competencias digitales (Gros, 2004).

ACTORES

  • Universidad (El nivel formativo del personal de los departamentos de medio ambiente de las empresas industriales valencianas es eminentemente universitario. El 67% de los mismos son titulados superiores y el 17% titulados medios). – Ingeniería Química; Ingeniería Técnica Industrial; Licenciatura en Ciencias Biológicas)
  • La Administración como eje fundamental para relacionar las necesidades reales de los ciudadanos y de interrelación entre estos las posibilidades de formación.

Reflexión:

Si la Definición de EMPLEO VERDE: Es la respuesta a la imperante necesidad de transformar nuestro modelo productivo y de orientarlo a garantizar nuestra calidad de vida. Esto requiere un trabajo de calidad y sostenible que cuide de las personas y del planeta. Tal vez hemos visto en este seminario que muchos de los empleos verdes analizados en este Seminario no se pueden considerar así dada su inestabilidad e inseguridad laboral.

diapositiva02

Enlace a la presentación Prezi:

Enlace a Presentación

 

Daniel Rodrigo Cano, en unos días leerá su tesis en Comunicación con el título: “Metodologías Colaborativas en la Web 2.0”. Técnico de Formación en la Agencia de Medio Ambiente y Agua, colaborador con la Universidad de Cádiz en el asesoramiento laboral a través de la Web Orbitados.com a estudiantes. Además pertenece al equipo promotor de #EA26 consistente en un encuentro en torno a la Educación Ambiental que se realiza cada mes el día 26 a las 18h en twitter y que este mes se debatirá sobre “Profesionalización del educador ambiental”, en el que participa con el nombre @drotorrent